Comercio
El comercio internacional y la ventaja competitiva

El concepto comercio internacional se utiliza para indicar todas las transacciones comerciales que incluyen a dos o más países, con el propósito de satisfacer las necesidades de los individuos y las organizaciones. En esta investigación los términos “comercio” y “negocio” se usarán como sinónimos, aunque algunos autores hacen diferencia entre uno y otro. Específicamente, “comercio internacional” se utilizará para indicar la etapa más temprana (escuelas clásicas) de los negocios internacionales, cuando el comercio consistía esencialmente en un intercambio de bienes y servicios con los países extranjeros.

La información sobre el comercio internacional contemporáneo muestra una multiplicación sin precedentes del nivel de transacciones financieras entre países durante la segunda mitad del siglo XX. La información a continuación puede servir de ejemplo:

  • Desde finales de la Segunda Guerra Mundial, el comercio internacional de bienes y servicios ha aumentado más rápidamente que la producción mundial, subiendo de casi el 4% (1920-1950) a más del 20% del producto bruto mundial para un volumen de intercambio estimado hasta 7 trillones de dólares al año.
  • Sólo en la década del '80, los veinte países líderes del mundo en exportación mejoraron su intercambio con otros países con aumentos que fluctuaron desde el 50% hasta más del 200%.
  • El flujo monetario de las transacciones financieras y las inversiones foráneas se ha elevado ahora a más de un trillón de dólares por día, excediendo por mucho el valor de las importaciones/exportaciones mundiales, estimadas entre 20 y 25 billones de dólares.

Con frecuencia se ha pensado que una de las razones principales para este desarrollo radica en las innovaciones del último siglo, particularmente en el gran esfuerzo tecnológico vinculado a la Segunda Guerra Mundial y a la Guerra Fría. Como se mostrará más adelante, el siglo veinte ha visto la afirmación del avión y del automóvil como medios de transportación masiva; el teléfono, el facsímil y la radio han ocasionado un impensable nivel de comunicación entre los individuos; la computadora ha despertado la posibilidad de automatizar una gran cantidad de actividades humanas; Internet ha hecho posible el uso de un nuevo e inesperado método de comercio internacional: el comercio electrónico (e-commerce).

El siglo que acaba de concluir también ha visto el increíble desarrollo de las instituciones de apoyo al comercio internacional (bancos, firmas de seguros, empresas de distribución, agencias gubernamentales especializadas…) que con sus actividades han agilizado y facilitado las transacciones internacionales, además de hacerlas hecho más seguras.

Otra razón para el extraordinario desarrollo del comercio internacional en los últimos cincuenta años es, sin duda, la liberalización de las políticas de muchos gobiernos en los movimientos de bienes, servicios y capital a través de las fronteras. La reducción de las barreras existentes en el comercio internacional y particularmente la acción tomada por los países del GATT - WTO (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio - Organización Mundial de Comercio, por sus respectivas siglas en inglés), ha facilitado las relaciones políticas y económicas entre los países, multiplicando exponencialmente las oportunidades de intercambio.

Un aumento en la competencia global puede considerarse como otra de las razones para el crecimiento del comercio internacional. La presión de la acrecentada competencia internacional puede persuadir a una empresa de expandir su negocio a mercados internacionales mediante la compra de suministros más baratos en el exterior, mudando sus facilidades a un país de bajo índice salarial o concertando alianzas estratégicas con empresas foráneas.

Existen varias teorías que intentan explicar los motivos de las empresas de un determinado país para enfrascarse en el comercio internacional, además de intentar descifrar qué es aquello que decide el éxito de las empresa de un país en lugar de las de otro. A grandes rasgos estas teorías son: el mercantilismo y el comercio colonial, ventaja absoluta y ventaja comparativa, proporción de factores, similaridad de los países, brecha tecnológica, ciclo de vida del producto, inversión directa foránea, internacionalización y estrategia en los mercados foráneos, centralización económica y por último teorías ambientalistas y de conservación local, así como la teoría del Diamante.

Conclusiones
Los modelos teóricos presentados hacen que afloren conceptos económicos y comerciales bastante heterogéneos, y por consiguiente usan diferentes modos para tratar con las causas y los factores que podrían llevar a las empresas de un país a comprometerse con el negocio internacional. Aquí parece importante establecer que pudiera no ser completamente correcto hacer comparaciones entre teorías que se desarrollaron en distintas épocas históricas, definidas por distintos elementos del mercado (la desaparición de las colonias, el surgimiento de los bloques políticos, el desarrollo tecnológico, la aparición de las empresas multinacionales) y que representan diversas situaciones sociales, políticas y económicas. Con estas limitaciones y para fines de esta investigación, se puede llegar a las siguientes conclusiones del recorrido histórico presentado:

  • El comercio internacional es un fenómeno social con un índice de crecimiento excepcional, especialmente durante la segunda mitad del siglo veinte.
  • Excepto en el caso de algún fenómeno traumático a nivel global, se puede predecir un desarrollo exponencial del comercio internacional: el aumento en las similitudes entre las economías de muchos países, o las diferencias tecnológicas entre ellos en realidad parecen factores multiplicadores del comercio mismo.
  • El comercio internacional se interesa principalmente en dos actores: las empresas y los gobiernos. Las relaciones entre ambos y sus respectivos propósitos son eje de un gran debate y una dialéctica fuerte.

Las motivaciones esenciales que llevan a las empresas y a los gobiernos al comercio internacional pueden resumirse de la siguiente manera:

  • Adquirir recursos (como materia prima , productos o servicios que no estén disponibles en el país de origen, que sean de mejor calidad o más baratos, etc.)
  • Examinar, adquirir e intercambiar información con países donde esto sea de importancia estratégica.

 

Motivaciones para las empresas

  • Ampliar el mercado (ej. encontrar más clientes o posibilidades de mayores ganancias; balancear los altos costos de investigación; alcanzar economía de escala, etc.)
  • Estar presente en mercados estratégicos mediante inversiones locales (anticipar a la competencia en un mercado; obtener acceso a fuentes de materia prima o a los clientes más importantes; aprovechar la mano de obra a un precio menor que en otros lugares; usar los incentivos fiscales de los gobiernos foráneos; aprovechar alianzas estratégicas, etc.)
  • Diferenciar las fuentes de riesgo distribuyendo la estructura y la actividad en más de un país (ej. corregir las imperfecciones del mercado; obtener garantías para los suministros o múltiples ventas; diversificar la actividad, etc.)

 

Motivaciones para los gobiernos

  • Participar en alianzas estratégicas para controlar o utilizar recursos particulares.
  • Participar en un consorcio internacional o en áreas de libre intercambio entre países para propiciar la importación/exportación nacional.
  • Influir en el desarrollo socio-político de los países controlados.
    Con referencia a los factores que pudieran ayudar a las empresas de un país a obtener éxito internacional, se deducen los siguientes resultados, en pares opuestos de opiniones:
  • Por una parte, un grupo de escuelas de pensamiento sostiene que las políticas del gobierno no deben interferir con las estrategias de las empresas (Smith y el liberalismo); por otro lado hay un grupo que piensa que es preciso que el gobierno asuma un papel central para controlar las acciones de las empresas (mediante políticas centralizadas).
  • Por un lado, un grupo de escuelas sostiene la importancia de explotar la dotación de factores locales, la diferenciación productiva y las brechas tecnológicas como elementos fundamentales del fructífero comercio entre los países (Heckscher-Ohlin, Posner-Vernon); por otra parte (parcialmente), otras escuelas encuentran que la fuerza para mantener un negocio exitoso radica en la similaridad entre mercados y en la demanda de consumidores relacionados.
  • Finalmente, por un lado, ciertos grupos enfatizan la importancia primaria de la inversión foránea y de la distribución de la organización en el extranjero como un elemento ventajoso en el negocio internacional (Casson, Kojima); mientras otras teorías dan prioridad a las características internas de la propia empresa, concentrandose en la actitud de la gerencia y su habilidad para definir estrategias adecuadas para el negocio y el mercadeo internacional.
  • El modelo del Diamante de Porter parece ser una herramienta flexible y adecuada para la definición de todas las variables del problema que se define en las interrogantes de la investigación.

Raffaello Benetti
Autor

 

   
Globalización es un fenómeno de interrelación entre personas y organizaciones sobre una base planetaria. Abarca el reto de entender, establecer relaciones y vivir con diversos hábitos culturales y sociales de la gama multicultural de personas que viven en este mundo.  
       
  Este estudio describe el fenómeno de la globalización, define el significado de "país débil" y se concentra en algunos países de la cuenca del Caribe, como ejemplos ilustrativos.

Además desarrolla nuevas herramientas para interpretar el comercio y el mercadeo internacional, enfocado en el factor humano como recurso fundamental de la economía globalizada. La investigación ofrece algunas sugerencias para que la política sostenible de un país logre el papel de protagonista en el comercio global.